Aprendiendo

Cuándo y cómo usar un chaleco salvavidas para perro

Chalecos salvavidas para los perros

Saber usar el chaleco salvavidas para perro puede ayudarnos a mejorar su calidad de vida. En pleno verano y con las altas temperaturas organizamos salidas en lugares con agua para acudir con nuestros perros. El agua es un elemento estimulante donde pueden jugar, divertirse y/o realizar ejercicio adecuado para aquellos perros que lo precisan.

Pero, ¿necesita mi perro un chaleco salvavidas? Estas prendas aportan una flotabilidad extra a los perros, con lo que necesitan menos esfuerzo para no hundirse. En consecuencia, su uso es recomendable en las siguientes situaciones:

  1. En playas, pantanos y ríos. Principalmente por su seguridad. El oleaje del mar y las corrientes en las zonas de agua dulce pueden provocar que nuestro perro le cueste más salir del agua. El agotamiento normalmente surge de forma rápida y silenciosa, por lo que el uso de chaleco, ayuda a minimizar este riesgo.
  2. Perros primerizos en el contacto de aguas profundas. Aunque la mayor parte de los perros saben nadar de manera natural, es muy probable que la primera vez que tenga contacto con agua en la que no “hace pie” se sienta más inseguro física y emocionalmente. Usar chaleco ayuda a que no aparezcan asociaciones negativas.
  3. Perros con lesiones o geriátricos. Realizar ejercicio en el agua proporciona un beneficio extra al perro. La hipogravidez en el agua hace que el ejercicio tenga menos impacto sobre las articulaciones.
  4. Si va a nadar durante mucho tiempo. Al aportarle el chaleco salvavidas un extra de flotabilidad podrá nadar durante más tiempo con menos esfuerzo y seguridad.
  5. Si nuestro perro chapotea al nadar. Todos hemos visto en alguna ocasión perros que chapotean con las patas delanteras al nadar, esto es indicativo de que se está agobiando, porque su parte trasera no flota correctamente. Cuando esto sucede corremos el riesgo de que se fije este movimiento por la alta emocionalidad del momento y haya una asociación negativa.

Una vez que hemos decidido comprar un chaleco salvavidas, debemos seguir unas sencillas pautas antes de empezar a utilizarlo con seguridad, y asegurarnos que se habitúa correctamente a la prenda. Lo ideal, es acostumbrarle a la sensación física del chaleco salvavidas previamente en casa, seguiremos los siguientes pasos:

  1. Presentación: No le coloques la prenda como si fueras un mago, de manera que el perro no se dé cuenta que se lo colocamos. Los perros deben prever lo que vamos a realizar, para ello enséñale la prenda para que la explore con su nariz e incluso coloca algunos premios apetecibles encima del chaleco salvavidas para que interactúe con él.
  2. Colocación: Debe ser clara, sin forzarle y que el perro vea lo que estamos haciendo. De lo contrario, el efecto sorpresa puede sumarse a la inquietud del momento y dar como resultado una emoción negativa. Para ello, dale algún premio que le guste para que se centre en disfrutar de él, mientras le colocamos el chaleco salvavidas.
  3. Habituación: Cuando el chaleco salvavidas esté colocado, evita que se centre en la sensación física. Para ello, podemos darle un juguete interactivo o echarle unos trocitos de comida al suelo para que los busque mientras se mueve y se acostumbra a llevar el chaleco salvavidas.

Con estos pequeños consejos, estamos seguros que podréis disfrutar con vuestro compañero canino de momentos inolvidables en el agua. Os dejamos un vídeo de una de nuestras perras, donde podréis ver cómo los chalecos salvavidas ayudan a nadar de manera fluida y confiada. En Perruneando apostamos por actividades lúdicas seguras y divertidas para nuestros amigos peludos. Si quieres saber más sobre nuestros servicios de adiestramiento mira aquí.