El cerebro del perro se activa al detectar el olor de sus dueños

Publicada en Publicada en Aprendiendo, Curiosidades

Una investigación reciente de la Universidad de Emory en Atlanta relata cómo reacciona el cerebro del perro al recibir el olor de una persona con la que convive. Dicha investigación fue dirigida por el Doctor en Neurociencia Gregory Berns autor del libro How Dogs loves us (Cómo nos aman los perros) y que usa la neuroimagen para estudiar las reacciones en el cerebro del perro. El estudio se publicó recientemente en la Revista Behavioural Processes y puede descargarse gratuitamente a través de Science Direct.

Desde hace algunos años, este científico estadounidense está interesado en saber qué ocurre dentro del cerebro del perro y sus similitudes con el funcionamiento del cerebro humano. Para tal efecto, Gregory usa para sus estudios imágenes obtenidas a través de Resonancia Magnética Nuclear Funcional (RMNf) que, entre otras cosas, permite localizar la actividad de las células a nivel del cerebro.

Para la realización de este estudio, se contó con un total de 12 perros, 5 de ellos actualmente trabajando como Asistencia o Terapia, además de su propio perro. Estos animales fueron preparados para permanecer quietos durante el proceso de obtención de datos. En estas sesiones se le presentaron a los perros gasas impregnadas con el olor de: una persona familiar, otra desconocida, un perro familiar y otro desconocido.

Lo que pudieron observar los investigadores es que, cuando recibían el olor de la persona conocida, se activaban en el cerebro la zona del núcleo caudado relacionado con la aparición de la expectativa ante situaciones positivas. Ante los olores desconocidos no se activaba de manera significativa y, quedando en segundo lugar, el olor referido a un perro conocido. Esto hace indicar que el perro es capaz de discernir entre humanos conocidos y no conocidos a través del olfato y la persistencia de estos olores en el cerebro del perro.

2 comentarios en “El cerebro del perro se activa al detectar el olor de sus dueños

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *